Desobediencia civil. Por Henry David Thoreau

febrero 16, 2012 at 2:38 pm (Uncategorized)

Multitud de hombres sirven al estado, no principalmente como hombres, sino como maquinas, con sus cuerpos. Son el ejercito y la milicia, carceleros, policias, guardias, “posse comitatus”, etc. En la mayoria de los casos no poseen libertad de juicio ni sentido moral sino que esos hombres se situan al mismo nivel de la madera, la tierra y las piedras, y es posible que tambien se puedan fabricar hombres de madera que sirvan igual de bien a este proposito.
No requieren mayor respeto que los hombres de paja o los montones de tierra. Tienen el mismo valor que los caballos y los perros. Pero incluso a hombres asi se les considera buenos ciudadanos. Otros -como pasa con la mayoria de los legisladores, politicos, abogados, ministros y funcionarios- sirven al estado principalmente con la cabeza y, puesto que rara vez realizan distinciones morales, es tan probable que sirvan al Diablo, sin pretenderlo, como a Dios.
Muy pocos, como los heroes, los patriotas, los martires, los reformistas en el amplio sentido del termino y “los hombres”, tambien sirven al estado con su conciencia y, por tanto, necesariamente se resisten casi siempre; y por eso habitualmente se les trata como a enemigos.

Anuncios

Permalink Dejar un comentario