El sofa de Emilio.

julio 30, 2012 at 6:47 pm (Uncategorized) (, , , , , )

Emilio Garcia Perez era una persona normal, pobre pero honrado. Como el solia decir.

Cada mañana se levantaba con el ruido de un triste despertador electrico, desayunaba unas tostadas sin nada y cafe aguado con un montoncito de azucar. Todos los obreros de la fabrica vivian en el mismo pequeño barrio a las afueras, asi que Emilio se levantaba cinco minutos antes que todos los demas y su pequeño utilitario gris siempre era el primero en aparecer por la factoria.

Cumplia sus horarios con religiosidad pero nunca hacia mas de lo que se le pedia, almorzaba siempre con sus compañeros y amenizaba las tardes sin faena componiendo poemas sobre los objetos de su alrededor. Estaba especialmente orgulloso de su “Oda a una grapadora”.

Emilio Garcia Perez era una persona normal, hasta que decidio comprarse un sofa.

Habia pasado todo el dia de guardia, era puente y apenas habia actividad en la fabrica. Estaba tan aburrido que habia convertido una caja de 100 clips en una larga cadena que se esparcia por toda la mesa. En cuanto termino su jornada  decidio por un impulso desviarse de su ruta habitual y se dirigio al centro de la ciudad.

Visito todas las tiendas de diseño y finalmente tras dejarse un año de sueldo volvio a casa con su sofa.

Los transportistas preguntaron dos veces si la direccion era correcta. Los vecinos preguntaron dos veces si no se habrian equivocado. Pero las gruas pronto subieron el gigante y hermoso sofa a la pequeña sala de estar de Emilio.

Ocupaba media habitacion, casi era una suerte que no tuvieran television porque habrian podido cambiar de canal con la nariz. Emilio estaba pletorico de contento, su mujer no tanto. Candida se sento sobre el sofa y acaricio uno de los pequeños cojines, era mas suave que su mejor vestido. Unas arrugas de preocupacion empezaron a llenar su frente.

Todo el barrio sin excepcion paso aquel fin de semana por el piso de Emilio, trajeron dulces y halagos y se fueron con admiracion y envidias. La noche del domingo y con las ventanas bien abiertas Candida y Emilio se dispusieron a estrenar el mueble de una vez, aunque pusieron mas empeño en no manchar el sofa que en amarse y la cosa quedo en un pequeño homenaje.

Desde que Emilio tenia su nuevo sofa ser el primero en llegar a la oficina se habia convertido en algo mas importante. Adelanto 2 minutos mas el despertador y decidio prescindir de una de las dos tostadas para ahorrar mas tiempo. Llegaba cada mañana sacando pecho, aunque solo estuviera el guardia de seguridad para recibirle.

Sus compañeros empezaron a tratarle con respeto, pero mantenian una distancia que cada dia se hacia mas grande. Pronto Emilio empezo a comer solo y no paso mucho mas tiempo hasta que llego el ascenso. “Capataz” se dijo Emilio poniendo los pies sobre la mesa. Llamo a Candida para contarselo y quedaron en que lo celebrarian en el nuevo restaurante frances que acaban de abrir en el centro de la ciudad. Ahora que era el jefe, Emilio decidio irse a casa y echarse a dormir la siesta en su sofa.

Acurrucado entre encajes de diseño Emilio soñó que ya no era una persona normal.

Permalink Dejar un comentario

Leyenda urbana.

julio 21, 2012 at 11:46 pm (Uncategorized) (, , , , , )

Tao dijo: Encontraras las respuestas que no has pedido, pero no leyendo ni pensando, sino encerrado en una habitacion a oscuras.

Un pequeño pitido me aviso de que se habia desconectado, eran ya las tres y pico de la madrugada y estaba harto de pensar, ademas las ultimas palabras del bicho raro ese del chat me estaban rayando, soy un ser intrinsecamente cerebral y me cuestiono todo millones de veces, quizas por eso aprendi bien pronto a tomar las decisiones importantes con las tripas y el corazon. Por muy friki que fuera el tio habia dado en el clavo.

Me prepare el mejor somnifero de la naturaleza, un vaso de leche con galletas que devore como aquel monstruo azul tan majete, y con ese pensamiento se me cerraron los ojos.

Podria decir que soñe, pero la verdad es que eso fue mas bien como despertarse, se me abrieron unos parpados por dentro de los de verdad. Flotaba y soñaba. Saltaba en la luz, ya no dormia entre sombras, mi pequeña leonera y la acurrucada carcasa que me  habia pertenecido habian quedado muy atras. Ahora volaba.

Tan pronto como vino y sin pedir permiso para marcharse todo desaparecio. Abri los ojos en un nuevo mundo. El cuarto seguia tan desordenado como siempre, la pantalla del ordenador aun seguia encendida, mire el reloj y solo habian pasado cinco minutos.

Ni siquiera eran las cuatro de la madrugada y me sentia descansado como si hubiera dormido horas, incluso dias. Apenas recordaba ya aquello que unos minutos antes senti que no podria olvidar nunca, asi que sin perder ni un solo segundo mas me puse a escribir.

Tao dijo:

Permalink Dejar un comentario

Jovenes.

julio 10, 2012 at 6:08 pm (Uncategorized) (, , , , )

Los del escondite y el super Mario, los del analogico y el digital. Los de Goku y la Play Station. Los de la generacion Simpson.

Nos quitasteis el futuro y convertimos el presente en una fiesta. Ajenos a todo y sin un euro en el bolsillo gastamos nuestro tiempo en divertirnos.

Nos convertisteis en desheredados pero lo tuvimos todo. Ordenadores y calimotxo. Vimos, leimos, escuchamos y compartimos y aunque algunos intentaron impedirlo siempre supimos que ese era el camino.

Os olvidasteis de nosotros. No importa. Somos poderosos soñadores esperando a que termine vuestro juego, para volver a empezar de nuevo.

Permalink Dejar un comentario